Colaboramos con

Costa Cálida

Menos famosa que sus homólogas, pero no por ello menos sublime, la Costa Cálida es la denominación turística del litoral mediterráneo de la Región de Murcia en España.

Se extiende a lo largo de 250 km desde El Mojón, al norte, cerca de la provincia de Alicante, hasta cerca de Águilas, al sur, a las puertas de Andalucía.

Esta región posee un microclima caracterizado por una temperatura media anual elevada y un grado relativo de sequedad, con precipitaciones relativamente escasas.

La Costa Cálida posee un litoral notable, con numerosos espacios protegidos, parques naturales (Calblanque, las salinas de San Pedro del Pinaltar, etc…) y reservas marinas (Cabo de Palos, etc…), y el interior no se queda atrás, con sus pueblos típicos y sus paisajes salvajes de una variedad impresionante.

Una marcada cultura local, con numerosas especialidades culinarias y fiestas tradicionales, también marca su identidad.

El extremo norte de este litoral incluye el Mar Menor, una laguna costera de agua salada que, con 170 km², es la mayor de Europa. El Mar Menor está separado del Mediterráneo por una franja de arena de 22 km llamada La Manga del Mar Menor, donde se ha construido uno de los pilares del desarrollo turístico de la región.

Con Cartagena y su historia milenaria, la Costa Cálida también presume de una riqueza única en monumentos históricos y yacimientos arqueológicos.

A diferencia de la Costa Brava o la Costa Blanca, la Costa Cálida ha optado por preservar su litoral de la construcción masiva y el turismo de masas, lo que le ha permitido seguir siendo una de las regiones más salvajes de la costa mediterránea española y conservar un carácter más auténtico y, por tanto, más asequible.

La Costa Cálida cuenta con todas las infraestructuras turísticas necesarias, como el aeropuerto de Murcia-Corvera, que comunica con numerosas ciudades del norte de Europa, varias estaciones de ferrocarril (con la reciente llegada de la línea de alta velocidad AVE que enlaza con Madrid) y una red de autopistas muy desarrollada.

En cuanto a las actividades de ocio, mientras que la costa es ideal para practicar todo tipo de deportes náuticos (kitesurf, padel, buceo, etc…), en el interior se puede disfrutar de todo tipo de senderismo (a pie, a caballo, en bicicleta de montaña, etc…), escalada, rafting o descubrir rutas fotográficas o histórico-arqueológicas, sin olvidar los numerosos campos de golf.

La Costa Cálida es, por tanto, una región ideal para invertir en inmuebles, en un mercado que ofrece excelentes perspectivas de desarrollo en un entorno todavía natural y auténtico, para pasar sus vacaciones, comprar una segunda residencia o disfrutar de su jubilación.

es_ES